¿Cuáles son los mejores consejos para un tratamiento facial casero?

Un tratamiento facial casero es una gran manera de obtener todos los beneficios de una visita al spa sin el alto precio. Pasar una hora una o dos veces por semana usando un tratamiento facial casero puede ser una gran manera de mantenerse a la vanguardia de las preocupaciones de la piel, mientras que también obtener un tiempo de inactividad relajante. Para tener un facial agradable, beneficioso en casa, asegúrese de establecer la escena, elegir los ingredientes adecuados para problemas de piel, preparar un tratamiento con varios pasos y tomar medidas para evitar una limpieza desordenada.

Un facial hecho en casa puede convertirse rápidamente en una tarea si el ambiente no está bien establecido. Mientras que un facial puede ser grande para la piel, el proceso entero puede beneficiar a la mente y al cuerpo sirviendo como un oasis de la relajación y de la paz durante una semana ocupada. Considere la posibilidad de crear una atmósfera de balneario al jugar música relajante, disfrutar de una taza de té antes del tratamiento, o cambiar en una bata suave y zapatillas. También puede ayudar a apagar la iluminación de arriba y depender de una lámpara más suave, o unas pocas velas, para una iluminación más suave.

Una vez que la escena se establece, es importante elegir los ingredientes que beneficiarán tipo de piel. Para la piel grasa, considere un tratamiento facial casero que es ligeramente ácido, usando ingredientes tales como piña fresca, aceite del árbol del té, o yogur. La piel seca puede requerir humedad extra, y puede responder bien a tratamientos que contienen aceite de semilla de uva, leche y claras de huevo. Para pieles sensibles o propensas a la ruptura, use agentes calmantes y antibacterianos como miel pura, aceite de menta y leche de almendras. Gran información sobre los mejores ingredientes para diferentes tipos de piel se puede encontrar en línea en los sitios web dedicados a los cuidados de la piel homeopáticos.

En lugar de preparar una máscara simple, considere la posibilidad de construir un tratamiento facial casero único que incluye varios pasos. La mayoría de los tratamientos faciales para el spa comienzan con una aplicación de vapor, que se puede recrear fácilmente en casa llenando un recipiente a prueba de calor con agua hirviendo y luego atrapando el vapor encerrando tanto la cara como el recipiente con una toalla grande. Después de vaporizar, use el árbol del té o el aceite de lavanda diluido con agua para limpiar la piel, luego aplique una máscara casera. Una vez que la máscara se enjuaga, la piel se puede recubrir con una capa ligera de crema hidratante y protector solar para la protección.

A diferencia de los productos cosméticos envasados ​​y conservados, los tratamientos caseros tienden a ser menos estables y uniformes, y pueden ser un poco desordenados. Hacer un tratamiento facial casero desorden-prueba usando envases ligeramente sobredimensionados para elaborar la receta, haciendo derrames menos probable. Tire del pelo largo lejos de la cara con un soporte de cola de caballo, y mantener las hebras más pequeñas a lo largo de la línea del cabello fuera del camino con una banda de tela. Cubra la ropa con una toalla gruesa, o simplemente use una bata de terrycloth durante el tratamiento para evitar manchas.